“No lo sé”
19 febrero, 2018
“Sin facturas ni reclamos”
2 abril, 2018

“Cerrar Todo”

“Cerrar todo”.

Hace no mucho tiempo, mi hija Agustina, me desasnó en cuanto a mi ignorancia tecnológica, al explicarme que tenía un montón de aplicaciones abiertas en mi celular. Desconocía que, si quería que la batería me rinda más, debía tocar un botón que me permite “Cerrar todo”.

A veces, intencionalmente, queremos tener todas las ventanas o aplicaciones abiertas, para desarrollar múltiples tareas (pareciera que si decimos “multitasking”, suena mejor). Queremos estar en todo. No nos queremos perder nada.

Pero también, y por eso el ejemplo de inicio, seguimos con todas las aplicaciones abiertas, sin registrar, que esto está sucediendo.

¿Qué relación puede tener este asunto con nuestra serie sobre comunicación y conexión saludable? Existe una gran relación. Veamos qué puede significar tener “aplicaciones abiertas” cuando estamos con el otro:

  • Estamos a medias, porque no queremos perder el control de todo lo que sucede en los alrededores
  • No vemos al otro por lo que está haciendo ahora, sino que lo visualizamos a partir de diagnósticos o etiquetas construidas a partir de comportamientos que éste tuvo en el pasado
  • La ansiedad por lo que vendrá nos hace “viajar” mentalmente hacia posibles escenarios, mientras nos aleja del escenario actual, de lo que estamos viviendo
  • Los dispositivos electrónicos (todos los que se te ocurran) allí encendidos, apagan la atención del momento que estamos, supuestamente, compartiendo con otra persona
  • O mantenemos habilitada la “Aplicación del Rencor” que nos roba tanta pero tanta energía, y nos termina vaciando para no dar lugar a nuestra mejor versión.

No nos engañemos. No hay buena conexión con el otro si no cerramos todo lo demás. La multitarea y la búsqueda de una conexión con todo al mismo tiempo representan una falta de respeto a la vida plena. La multitarea atenta contra el saboreo. La multitarea es como ir a comer a un tenedor libre donde no terminas de disfrutar ningún plato. Una cosa por vez. Un programa por vez. Un momento a la vez.

 

Cuarto principio de Comunicación Saludable: “Hay conexión cuando cerramos todo lo otro, para poder allí abrirnos al encuentro con el otro”.

Dr. Gustavo Bedrossian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *