“Cuando crecer es una amenaza”

“De la hamaca al trampolín”
27 septiembre, 2017
“Atención al receptor”
28 septiembre, 2017

“Cuando crecer es una amenaza”

¿Puede el crecimiento convertirse en una amenaza?

Tenemos una pareja de novios donde ella vive criticándolo a él por su inmadurez. Él no se esfuerza mucho en demostrar lo contrario. De repente, él hace un clic y comienza un proceso de cambios. ¿Buena noticia para ella? Extrañamente, no; no es una buena noticia. Ahora se establece otro tipo de vínculo y ella tiene que enfrentarse con sus propios miedos y su propia inmadurez para tomar decisiones en cuanto al presente y futuro de la relación.

Dos amigas tienen un rendimiento parejo en sus trabajos que no difieren demasiado entre sí. Una de ella, de a poco, comienza a crecer y a destacarse. La otra se empieza a inquietar. Este avance la desequilibra y, a la vez, la confronta con su propia realidad laboral. Aunque ponga la mejor cara, no puede disfrutar del progreso de su amiga. Siempre tiene que hacer un comentario irónico para desacreditarla o intenta minimizar cualquier logro que ésta obtenga.

En una familia hay alguna que otra creencia vinculada con Dios y una práctica religiosa fría y desconectada de algo profundo. En algún momento, un integrante de este grupo comienza a tener experiencias espirituales intensas. Salió del plano de la tibieza y vive una profunda relación con Dios. No juzga a su familia. Pero la familia sí lo juzga a él. Esta experiencia individual viene a cuestionar el statu quo del aplastamiento espiritual del clan. Este crecimiento es una amenaza. ¿La mejor forma de eliminar la amenaza? Boicotear de cualquier forma posible esa experiencia espiritual.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *